¿Dudas con tu equipo?
¡Te ayudamos entre todos!

1. Crear una cuenta en casas de apuestas

El primer -y sencillo- paso para comenzar a vivir nuestra aventura alrededor de las casas de apuestas es crear una cuenta. Se trata de una fácil operación -mucho más de lo que se pueda esperar cuando se es externo al círculo- que podremos realizar en tres sencillos pasos.

Elegir la casa de apuesta deseada

En este primer paso deberemos realizar un pequeño estudio/análisis de las diferentes opciones existentes a día de hoy.

Para elegir nuestra casa de apuesta tenemos que tener en cuenta varios aspectos indispensables como la seguridad, la fiabilidad de la firma, la gama de apuestas, las opciones de cobro/depósito y la atención al cliente.

Es importante recordar que, al abrir nuestra cuenta de apuestas, ofreceremos nuestros datos bancarios y personales, por lo que será clave que estén blindados ante posibles fraudes.

El registro

Una vez designada nuestra casa de apuesta, llegará el momento de registrarnos en la misma. Este es un sencillo paso que podremos realizar en apenas unos minutos.

Las diferentes operadoras nos solicitarán nuestro nombre, apellidos, nacionalidad, domicilio y fecha de nacimiento, además, para facilitar el contacto, se nos solicitará el número de teléfono y la dirección de correo electrónico.

Por otro lado, además de lo ya señalado, las casas de apuestas nos solicitarán una fotocopia del documento de identidad o pasaporte, para acreditar nuestra identidad y, por ejemplo, permitirnos cobrar nuestras ganancias.

El último requisito, como es lógico, es elegir nuestro nombre de usuario y la contraseña, algunas preguntas de recuperación de la misma y el OK a las condiciones legales (deben ser leídas completamente).

Nuestra primera apuesta

Una vez tengamos nuestra cuenta disponible -probablemente tengamos que confirmar la inscripción a través de nuestro correo-, el primer paso habitual es acogernos a los bonos de bienvenida y efectuar el primer depósito.

Los depósitos pueden ser realizados vía tarjeta de crédito, transferencia bancaria o, en muchas de ellas, por Paypal. Así, dependiendo del medio elegido, el dinero estará disponible al instante o, por el contrario, deberán esperar.

Con nuestro dinero ingresado y nuestro bono activado -si así lo decidimos-, llega el momento de apostar. Recuerden realizarlo siempre con máxima precaución y cuidado, sin dejarse llevar por la euforia y la emoción.

No olviden que las ganancias en casas de apuestas se obtendrán a largo plazo, con una buena estrategia y temperamento. Recuerden que todas las organizaciones cuentan con una buena atención al cliente para resolver todos los problemas existentes.